fbpx

Bienvenidos a la era CyberPunk! Envíos a Colombia, Ecuador, México y USA. 💸

Welcome to the CyberPunk era! 👾🤖🌐

Currency

🇨🇴 🇺🇸

Language

Parte 13. Guía del viajero intergaláctico

“Hace millones de años una raza de seres hiperinteligentes y pandimensionales se hartaron tanto del constante parloteo sobre el significado de la vida que comisionaron a dos de sus mejores mentes para construir una estupenda super computadora para calcular la respuesta de la vida, el universo y lo demás.
-oh! “pensamiento profundo” queremos…. que nos des…la respuesta.
-la respuesta de que
-la respuesta de la vida el universo y lo demás
-queremos una respuesta algo simple
-um… tengo que pensarlo,  vuelvan a este lugar exactamente en siete y medio millones de años.
-después de siete y medio millones de años? -así es, enserio
-pensamiento…ya nos tienes -¿una respuesta?
-si…pero no les va a gustar
-No importa, la respuesta existe
-Muy bien…la respuesta a la pregunta última…de la vida….el universo y lo demás…es…42
-¿42?
-si… si, lo pensé muy a fondo esa es…42
(¡ Mentirosa !,¡ Eres un fraude !)
-habría sido más simple si hubiera sabido cuál era la pregunta
-pero era la pregunta…la última pregunta ¡del universo!
 -eso no es una pregunta…cuando conozcan la pregunta van a entender la respuesta.”*
* guión de la adaptación cinematográfica de la novela de Douglas Adams “Guía del Autoestopista Galáctica” o Guía del viajero intergaláctico.
“42” describe la multiformidad de las posibilidades de la existencia. O al menos, evoca la respuesta que se le podría atribuir a una máquina, al determinismo o a la obviedad de que la pregunta clave y fundamental que rige la absurda existencia humana, quizás no sea meramente una pregunta. Resulta ridículo y absurdo el guión de la Guía del Autoestopista Galáctico de Dougles Adams, pero permite la reflexión necesariamente incoherente e hilarante que recorren constantemente los “seres inteligentes” en su afán de caracterizar su existencia como algo mucho más importante que el azar. La búsqueda por la IA – general, la que es capaz de desarrollar consciencia y no operar o ejecutar funciones según el script o red programable-, el desarrollo de sí misma dentro de las posibilidades de su existencia enmarca el recurso en el que el humano consciente de su insatisfacción aborda la problemática en una serie de lógicas deterministas en donde este pueda delegar a la máquina la crisis existencial de la humanidad o la de civilizaciones inteligentes que sean semejantes al hombre. Algo absurdamente torpe para definir la magnitud de los conceptos en los que quieren comprender la vida, cuando su azaroso y complejo existir entretiene el banco de datos o conocimiento que se almacena para crear una narrativa diversa, opuesta, variable, ambigua, hilarante o escalofriante.
Finalmente ¿qué es lo vivo y lo no vivo? pues ¿creemos que una máquina superinteligente, como el idilio de la IA, estará viva sin que sus componentes mínimos no lo estén? ¿Podremos decir que nuestro siguiente paso evolutivo será transferir nuestra conciencia u operar la complejidad del cuerpo, de Gaia?. De la naturaleza en su constante interacción en múltiples redes y ondas que caracterizan, no una pregunta, sino la búsqueda que nos mantiene con vida.

 

Autora: Pseudónimo Aurora
Industrias Roboto

Muy pronto estará listo el trigésimo artículo de la saga

¡Colección Cyberpunk!

Warbags, Tulas y Cyberbags

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Tienes preguntas?